Feeds:
Entradas
Comentarios

 

 
 
La pregunta de esta semana dice ¿qué hábitos tienes que reconoces que puedes cambiar? …puede ser que tengamos malos hábitos alimenticios, puede ser que tengamos el hábito de enojarnos de cualquier cosa, el hábito de quejarnos constantemente, de mentir, de perder el tiempo, el hábito de hablar de más… o uno de los más comunes y mas tremendos… el hábito de meternos en la vida de los demás, o sea, el hábito de meternos en problemas
 
Si lo vemos a distancia, notamos como todas estas conductas inadecuadas, nos tienen enganchados, lo sabemos porque aunque queramos salir de ahí, seguimos sometidos, encasillados a esos comportamientos… es un patrón de conducta que usamos en automático, y del que obtenemos resultados negativos… de hecho, es común que digamos: ya me enoje y no me quería enojar… ya se me salio el chisme y, no lo quería decir… ya me estoy quejando otra vez de todo y no quería ser el quejumbroso de siempre… ya me comí, lo que se que no me tengo que comer… etcétera.
 
O sea que, obtenemos puro resultado indeseable, por vivir dormidos, enajenados; pero dentro de todo hemos dado un gran paso, porque reconocemos que eso no es lo que queremos, y reconocemos que tenemos que cambiar, porque no queremos más de lo mismo.
 
El secreto de los grandes atletas, el secreto de los grandes empresarios, de los grandes seres humanos, el secreto de todo aquel que consigue un cambio en su vida, consiste en hacer, lo que sabe que tiene que hacer… y en dejar de hacer lo que sabe que es nocivo seguir haciendo… así de simple… o… así de difícil, cuando no tenemos carácter… empecemos por el hábito de mover la energía, porque eso es lo que necesitamos para lograr cambios en la vida… energía… y eso nos va a ayudar a cambiar el carácter.
 
Siento una enorme diferencia en mi capacidad pulmonar al haber movido la columna y flexibilizado tanto los músculos de la parte de atrás del cuerpo, como los de la parte de enfrente… inhalo y exhalo con calma.
 
Si estamos fuera de sincronía, con hábitos que no nos gustan, que nos dañan y que sabemos que tenemos que cambiar, debemos comenzar por fortalecer nuestro carácter… recordando que se necesita energía para cambiar nuestros hábitos… y esa es la única manera en la que podremos cambiar nuestros resultados.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”.
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*

 

 
De repente ciertas circunstancias hacen que uno se sienta movido profundamente a la reflexión, analizar que es lo que esta pasando con nuestra vida, somos parte de una cultura que sobre valora el intelecto, la tecnología y el reconocimiento de los demás… esto… nos vuelve de alguna manera, seres egocéntricos, superficiales y ambiciosos, queremos saber más… porque queremos presumir que los sabemos, más no porque queramos emplear realmente ese conocimiento en pro de una vida más amable y armoniosa, queremos tener más… porque nuestra vanidad nos tiene  bien sometidos, queremos poder… porque no podemos con lo que somos, queremos ser superiores y nunca terminamos de conseguirlo… porque no conocemos el equilibrio; vivimos insatisfechos, ansiosos y angustiados… creemos que esa posición que consigamos, será la que nos ayude a resolver todos nuestros problemas, y ciertamente la tecnología, el intelecto y el poder, pueden utilizarse para fines muy positivos… cuando se emplean con sabiduría y equilibrio; de lo contrario tenemos una puerta frente al abismo.
 
Justamente los seres humanos tenemos la capacidad de elegir… elegimos como tomar las cosas y como actuamos frente a ellas, tenemos ese poder… y ese poder es el que nos hace seres extraordinarios o peligrosos, la diferencia la marca el amor… el amor que hayamos aprendido a sentir por nuestra persona, por los que nos rodean… ¡por la vida! …el amor es la piedra sobre la cual se basa el equilibrio y la sanación, el amor es nuestra verdadera naturaleza y nuestra salvación.
 
Si las cosas nos están lastimando, si nos estamos frustrando constantemente, si no están saliendo como quisiéramos… deberíamos alimentar más nuestra vida espiritual, dediquemos más tiempo a estar en silencio, a desprendernos del orgullo, del ego, de la culpa, de la vanidad, de la ambición… el silencio mientras uno respira profundo, nos hace regresar a nuestra verdadera naturaleza y contactar con nuestra sabiduría más elevada… más profunda.
 
La respiración profunda me serena, me regresa al centro… me regresa a un estado natural de tranquilidad y de alegría… que es un estado en el que realmente nacemos, la felicidad no es externa… ¡es interna!, por lo tanto no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos, la felicidad es un tesoro que vive en nuestro interior, dejemos de buscar gurús, en vez de eso… busquémonos a nosotros mismos, necesitamos desarrollar el hábito de ir más seguido hacia nuestra sabiduría interna.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”.
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*

 

 
Después de una atmósfera tan intensa, tan consternante… llega un momento en el que tenemos que parar nuestra mente, no podemos seguir dando rienda suelta, desmedida a nuestros pensamientos, debemos tomarnos un momento para tranquilizarnos y ordenar tanto la mente como nuestra energía, necesitamos detenernos para manejar todo este estrés y sentir como entra energía por la nariz… y al exhalar, sale el estrés; inhalo energía… exhalo estrés.
 
Durante este proceso no voy a permitirme distracciones de ningún tipo, permanezco atento a la respiración, a la forma en la que entra… y a la forma en la que sale despacio el aire, vamos a fundirnos con el movimiento de entrada y salida del aire, mientras entra siento la presencia de la energía… y al exhalar tomamos esa oportunidad para calmar y equilibrar la mente, respiremos por la nariz con naturalidad; hay que permanecer centrados en la respiración y estar lucidamente consientes de todo este proceso, de la inhalación y de la exhalación… sin pensar en ello, sin verbalizar nada, con la mente callada, con extrema atención… permanezcamos muy atentos a tomar el aire con calma, a sentirlo y dejarlo fluir.
 
El secreto esta en la exhalación… en sentir como ella nos ayuda a limpiarnos, y expulsamos la tensión, la angustia y el dolor; y al inhalar nos llenamos de quietud, de serenidad, de tranquilidad; la exhalación nos propicia esa placentera sensación de abandonar todo lo inquietante, sigamos con la mente desconectada de todo, mientras continuamos por un momento sintiendo la respiración… sintiendo el beneficio enorme que nos da el silencio, así podemos ordenar nuestro pensamientos y emerger potentemente de la confusión y la oscuridad.
 
Dice un poema hindú: “Nuestra mente busca constantemente ir hacia afuera, cuanto mas lejos llega, más se opone a sí misma”, miremos al interior, callemos el pensamiento, tranquilicemos la mente… tranquilizar la mente, alimenta el espíritu, alimentar el espíritu nos devuelve la fuerza, el amor y el valor para continuar.
 

La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”.
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*

 

 
Ayer hablábamos de lo importante que es consumir alimentos antioxidantes para mantener nuestro sistema de defensas en un alto nivel y esquivar así las enfermedades, como antioxidantes esta la zanahoria, el kiwi, la uva morada… pero hoy concretamente quiero hablarles de una verdura maravillosa: el nopal; que tiene una enorme cantidad de atributos, muy favorables para la salud.
 
Es una verdura que contiene vitamina A, complejo B, C, calcio, hierro, magnesio, potasio y una gran porción de fibra, es alto en betacaroteno, lo que la hace una verdura medicinal, porque ayuda a eliminar toxinas, que son las que inhiben el sistema inmunológico, como las que provoca el fumar, tomar alcohol o comer alimentos saturados en grasas; de hecho es un excelente absorbente de grasas y por tal motivo lo mencionan en muchas dietas, especialmente porque el nopal, además de ayudar con la digestión, evita que se acumule la grasa en las arterias y esto como podemos ver, favorece el control del colesterol.
 
El nopal además tiene antibióticos naturales, que inhiben el crecimiento y la multiplicación de las bacterias, para evitar que estas destruyan el equilibrio del organismo; todas estas propiedades que les menciono se han comprobado científicamente… ahora podríamos comprobarlo en carne propia; la respiración es básica, todo necesita de una buena oxigenación para que surta un mejor efecto.
 
Después de hacer Yoga, uno esta oxigenado y, es un buen momento para tomar o ingerir lo que uno quiera, porque vamos a absorber potencialmente los nutrientes… un jugo de nopal, con jugo de naranja ¡sería excelente! …consumir nopal es un hábito maravilloso, que vale mucho la pena que lo incluyamos en nuestra alimentación.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”.
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*
 

 

 
 
Ahora que estamos en época de cambios drásticos de temperatura, es un muy buen momento para hacer un alto y evaluar varios de nuestros hábitos con el fin de evitarnos algunas complicaciones, algunas enfermedades… ¡máxime! Ahora que el tema de la economía anda ajustado, sería justamente un lujo enfermarse; lo primero que debemos aprender es que las enfermedades infecciosas no tienen lugar sencillamente porque el virus ande cerca y este haciendo frío, sino que tienen lugar en nuestro cuerpo, porque tenemos el sistema inmunológico debilitado, y eso es porque llevamos una alimentación desbalanceada, alimentos incompatibles, andamos muy estresados, angustiados, no hacemos ejercicio físico para liberar las tensiones y eliminar las toxinas… no nos cuidamos, nos alteramos, y todo eso provoca que nuestro sistema de defensas y de curación, no este apto para protegernos; o sea que, la realidad no es que nos enfermamos porque ha cambiado el clima solamente, sino porque hay muchos elementos detrás, que hacen que el viento frío, sea la gota que derrame el vaso.
 
El organismo humano, si tiene las condiciones propicias, constituye un mecanismo casi perfecto de curación, para fortalecerlo y contrarrestar el efecto de los radicales libres, hay que consumir antioxidantes… existen varios, y lo que hacen es ayudar al cuerpo a regresar a su centro, a recuperar la salud, el té verde… es un súper antioxidante con propiedades antibióticas, antivíricas e incluso anticancerígenas; es la bebida más popular de oriente, y desde hace siglos, se sabe que tiene una laga lista de beneficios para la salud, todo de la mano de una buena oxigenación… el oxígeno es el principal transformador.
 
Mientras fortalezco el cuerpo, también fortalezco el sistema inmunológico a través de la respiración y la postura me ayuda a expandir, abrir, de tal forma que haya mas caminos por donde pueda colarse el oxígeno y recuperar la vitalidad y la salud, pueden ser recuperadas, restablecidas mediante un estilo de vida equilibrado… independientemente de la edad, es una cuestión de hábitos y de eliminar conductas inadecuadas.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué hábitos tienes… que reconoces que debes cambiar?”.
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*

 

 
 
Con respecto a la pregunta de la semana, la respuesta de muchas personas es que la situación que más les ha dolido… a profundidad, es la muerte de un ser querido, es un sentimiento de desolación enorme, que tiene que ver con que ya no los volveremos a ver, y que aunque sigan muy presentes en nuestras vidas, esta latente un sentimiento de impotencia al sentir que ya no podemos hacer nada por ellos… pero eso no es cierto, hay muchas cosas que podemos hacer por ellos, existen rituales y prácticas espirituales muy poderosas con las que podemos ayudar a los muertos, y al mismo tiempo ayudarnos a nosotros mismos a superar su ausencia.
 
Una de las tradiciones más conocidas de los mexicanos en el extranjero, es justamente la celebración del Día de Muertos, es una tradición prehispánica, que ha sido abrazada por la religión y algunas otras ideologías, donde conjugamos el dolor de perder a un ser querido con el colorido de la fiesta, al saber que nuestros muertos viven en paz eterna… podemos encenderles una vela, podemos ofrecerles una misa, podemos ofrecerles flores o comida, o podemos ofrecerles sencillamente cerrar los ojos y, dejar que el poder de nuestro amor, fluya radiantemente hacia ellos.
 
La oración y las bendiciones cuando están llenas de fe y de amor, tienen el poder de extenderse y penetrar en todos los niveles de existencia, en todos los reinos… se inicia con un par de respiraciones consientes… profundas y… después se dirige la energía hacía allá.
 
Respiro profundo y después, cuando regresamos de la postura y tenemos conciencia de la respiración y estamos tranquilos, podemos imaginar rayos de luz enormes que liberar a nuestros muertos y a nosotros mismos, de la confusión… dejemos que se alumbre el camino, repitamos sus nombres con amor y hagámosles sentir paz… nosotros mismos debemos proyectar esa paz, para que funcione podemos agregar una pequeña oración, una bendición o incluso una respiración; si lo hacemos honestamente con verdadero corazón, podemos tener la confianza de que la oración será extremadamente poderosa.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué situación te ha dolido profundamente… pero también te ha empujado a renacer?”
 
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*

 

 
 
Si de verdad uno quiere recuperarse de algún sufrimiento, uno tiene que forzosamente dejar de lado, las retorcidas influencias del ego; el conocimiento es sencillo, las lecciones siempre están enfrente… pero como lo hemos visto en muchas ocasiones, porque lo hemos vivido, no aprendemos de lo que nos pasa, porque estamos aferrados, apegados… auto-engañándonos, dominados a consecuencia del ego.
 
La humildad es la que nos da pie a ver la realidad mas fundamental, para que paremos de complicarnos la vida… uno tiene que soltar el ¿por qué a mi? ¿cómo te atreviste? ¿a mi nadie me hace eso? ¿qué injusta es la vida conmigo… o con nosotros? …etcétera.
 
Uno tiene que soltar todos esos cuestionamientos, que son los argumentos que nos influencian a seguir sufriendo… el renacimiento surge, cuando uno recuerda que el dolor es natural y… el sufrimiento es opcional, renacemos cuando volteamos a ver, lo que no habíamos querido voltear a ver, y además lo vemos con nuevos ojos.
 
En una ocasión una mujer, va muy triste a buscar al maestro Zen, y le dice –Maestro, estoy sufriendo mucho, ayúdeme por favor, ayer me entere de una noticia que me tiene con el alma muy intranquila- …-qué sucede- le dice el maestro, a lo que ella le contesta –mi mejor amiga se esta muriendo- y el maestro le contesta –estate con el alma tranquila, todos nos estamos muriendo… unos antes, otros después… solo es una cuestión de tiempo, cada segundo que pasa, todos nos estamos acercando más a nuestra muerte, la muerte no es fea… es natural.
 
Y cada muerte por muy antinatural que nos parezca, tiene un porque espiritual, y nuestra misión, ni siquiera es tratar de analizarla, perderíamos vida al aferrarnos a algo que ya paso o que invariablemente va a pasar… lo cierto es que entre más llena tenga uno su vida espiritual, es mas probable que se extiendan los días de felicidad.
 
Cuando uno lo escucha, más que entristecerse… uno abre los ojos a una realidad fundamental, la muerte esta implícita en todo… se acaban las relaciones, las oportunidades, los días terminan, hay cosas que dejan de funcionar, de ser útiles… cada respiración empieza y… luego termina; el latido del corazón nos lo recuerda constantemente, esta tan presente que, deberíamos ver la belleza que encierra, el ascenso y descenso… y cuesta mucho, ¡lo sé! Son de esas cosas fuertes, pero ciertas y maravillosas que uno debería aplicar, esta visión fresca y relajada de una realidad fundamental que nos ayude a emerger de nuestra oscuridad anterior… todo va a pasar, las cosas van a ir cambiando, el sufrimiento es opcional… vivir y disfrutar de lo que uno tiene, cuando lo tiene… es nuestra obligación.
 
Humildad es aceptar la verdad, es despojarse del ego, del pasado… es vivir con verdadera felicidad en el presente.
 
El ego abusa de nuestros miedos, nos hace peder el control… sobre todo, nos hace perder la oportunidad de aprender de lo que nos pasa, en cuanto uno acepta la realidad y se aliviana… uno comienza a renacer.
 
La pregunta de la semana dice: “¿Qué situación te ha dolido profundamente… pero también te ha empujado a renacer?”
 
 
 

*-.*.-* NAMASTÉ *-.*.-*
 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 115 seguidores